Aprende como te perjudica la cláusula suelo

Las cláusulas suelo son condiciones puestas en las escrituras de préstamos hipotecarios, por las que el banco se asegura que va a cobrar cómo mínimo unos intereses determinados, aunque bajen los tipos de interés de referencia. Son unas cláusulas «trampa».

Y, ¿por qué razón decimos que es una trampa?

Muy sencillo: cuando usted contrata un préstamo, lo más importante que debe considerar son tres cosas: la cuantía, la duración, y el tipo de interés.

¿Y esto? ¿por qué?

Pues porque en función de estos factores va a pagar una cuota mayor o menor, y usted sabe si puede hacer frente a los pagos o no.

Cualquier contrato de préstamo fija esencialmente estas tres premisas.

La cuantía suele venir dada por el valor o el precio de la vivienda que usted va a comprar.

La duración se va a establecer normalmente a su conveniencia, sabiendo que cuanto más tarde en devolver el préstamo más va a pagar de intereses.

La mayoría de personas prefiere plazos largos, para que le sea cómoda la devolución del préstamo, aunque este le cueste más caro.

El interés se suele establecer acordando un tipo de referencia, habitualmente el Euríbor, incrementado con un porcentaje, lo que se llama «un diferencial».

Pongamos un ejemplo:

Si usted tiene su préstamo hipotecario referenciado a Euríbor más 2 punto, si el Euríbor está a 0,50 puntos, su interés debería ser de 2,50 %.

Si el Euríbor baja, como pasa ya desde 2015, en que está en tasas negativas, su interés baja también. 

Si el Euribor está en el 0%, pagará solo un 2% de interés.

Y si el Euribor está en valores negativos, como lleva tiempo ocurriendo, si por ejemplo está a -0,5, su interés sería de un 1,5%, que es el resultado de sumar -0,5+2:= 1,5.

Pero si su hipoteca tiene una cláusula suelo, pongamos del 3%, aunque el Euribor esté muy bajo, incluso en valores negativos, siempre va a pagar como mínimo ese 3% de interés.

Ese es el problema. Si usted tiene cláusula suelo,  podrá beneficiarse de las bajadas de tipos solo hasta que alcancen el «tipo mínimo» de la cláusula suelo. 

O sea, que si usted tiene la dichosa cláusula suelo, poco se va a beneficiar de que bajen los tipos de interés.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.