Engaño en la hipoteca

El engaño en su hipoteca

¿De dónde viene el engaño? Busque usted su escritura de hipoteca y léala tranquilamente.

Comprobará que bajo una rúbrica que dirá más o menos TIPOS DE INTERÉS APLICABLE,  está fijado el tipo de interés del préstamo.

Y unas cláusulas más adelante, así, como quien no quiere la cosa, se encontrará una que dirá más o menos «Límites a la variación de los tipos de interés: se establece que el tipo mínimo del interés al que se concede este préstamo es de ?%. En caso de subida de tipos, el tipo máximo que se podrá aplicar es del ?? %»

Esta es la cláusula suelo.

Y aquí ya tenemos el engaño completo.

Nos establecen un tipo mínimo (cláusula suelo) y un tipo máximo (cláusula techo).

La primera es fácilmente alcanzable, teniendo en cuenta que desde el mes de julio de 2008 en que el Euríbor alcanzó su valor máximo, casi 5,40 puntos, no ha hecho más que bajar.

En cambio, la segunda, el tipo máximo, la cláusula techo, la ponen en el 12, 15 o 20%, cuando saben que estos intereses es casi imposible que se alcancen, y en caso de que así fuera, estaríamos en una situación de absoluta ruina de la economía, tanto de los particulares, como de las empresas, y también de los bancos.

La «cláusula techo» es el chocolate del loro.

Se pone como «contraprestación» a la de «suelo», en fin, para que no sea tan descarada la estratagema del banco, diciendo algo así como «bueno, yo también pierdo si los tipos suben, porque no voy a poder cobrarte intereses por encima de la cláusula techo».

Pero no se engañe: algunos ni siquiera ponen «el techo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.